domingo, 3 de diciembre de 2006

A tirar dinero en videojuegos


Bienvenidos a otra clase sobre "temas que a nadie le interesa aprender", con su instructor: el lic Rivera. Hoy hablaremos sobre algo que puede parecer díficil de creer, el videojugador promedio (es decir, aquél que dedica parte de su día a mentarle la madre a la tele mientras agita su control con algún propósito que nadie más entiende) no es un puberto de once años, sino un adulto, regularmente profesionista, de 30 en adelante. ¿Y cómo diablos pasó eso? se estarán preguntando. La respuesta es simple: porque hace falta lana para solventar el vicio. Nomás chequen, una consola de nueva generación cuesta entre 4 y 8 mil pesos, lo que descarta que pueda ser comprada con lo que tienen guardado en su cochinito. Obviamente, una consola sin juegos no es más que un ostentoso pisapapeles con foquitos, por lo que habrá que desembolsar 700 pesos por cada título que quieran poseer. ¿Qué más? Bueno, actualmente las consolas aprovechan la banda ancha para bajar demos, actualizaciones y jugar en línea, así que ahí van otros 600 mensuales en renta del servicio. Y ya que estamos tan espléndidos, ¿por qué no comprar una TV de alta definición para qué todo se vea más bonito? Ahí se nos fueron otros 12 mil pesos, porque mínimo vamos a querer la de tamaño mediano. ¿Y qué se están creyendo, que ésto funciona con energía solar? ¡Nada, hay que enchufarlo a la corriente! y como saben, últimamente la compañía de luz está repartiendo parejo recibos de a mil pesos (porque según ellos el subsidio sólo cubre consumos menores a los 300 pesos), así que saquen cuentas y díganme ¿Qué chavito de once años tiene ahorrados 22,300 pesos para gastar en juegos? Ni siquiera Ricky Ricón se podría dar el lujo de gastar tanto en un aparato cuyos mejores títulos son exclusivos para adultos (por su alto contenido violento, no crean que por sexo). Así que cuando vean a un cuate entrar a Game Planet diciendo que está buscando algo para su sobrinito no le crean nada, seguro está ahí porque es abogado, ingeniero, diseñador o incluso médico y le gustan los juegos. Pero está bien, de esos hay muchos y me incluyo. Somos parte de la generación que creció jugando Pong y Pac-Man y el mercado nos conoce bien, sabe nuestros gustos y nos brinda experiencias que distan mucho de ser simples "juego para niños". ¿Alguna duda? bueno, pues nos vemos.

6 comentarios:

caramelo de cianuro dijo...

Soy toda una ignorante del mundo de estos juegos, pero siempre he tenido la curiosidad de aprender. Para ello, obviamente tendría que comprarme uno.

Ja ja, amigo, te comento que acabas de quitarme la poca iniciativa que tenía al respecto. Hay un montón de cosas en mi lista que "mantener" antes que un Xbox.

Tan bonito que era el Atari... :P
♪♪♪♪

gatita dijo...

Yo no le sé a esos juegos.... me quedé en matatena, los encantados... creo que sigo encantada... o encantadisima... las cebollitas, los listones, piedra, papel y tijera etc..... pura cosa para pobres!!!!, claro algunos ya nos los juego con tanta flexibilidad!!!! jajajaja, pero lo intento con el mafiosito de la casa, lease mi sobrino de 5 años..... me queda chiquita la mujer elástica!!!! jajajaja, claro que luego pues a untarse de green marvell....
Mira lo que me haces decir!!!, saludos y un abrazote.....

Anónimo dijo...

Mi estimado Lic.

Es siempre bueno saber algo sobre lo que abunda en el mundo de lo videojuegos... yo hace mucho tiempo era aficcionada al "atari", con decirte que me chutaba un buen de veces el Pacmac y un juego que no me acuerdo como se llamaba pero era de un tanque de guerra que iba por un camino, solventado obstáculos (la músiquita era buenisima).

Bueno, ahora el tiempo a pasado y ni puedo pararme en un "chispas"; por que no más hago el rídiculo con lo nuevos comandos; bueno, eso de nuevos dista mucho, pero así es la tecnología.

Un abrazo
Siempre
Claudia Sofía

Lola dijo...

Pues yo de videojuegos no sé mucho, de hecho apesto en el tema, pero esta bien invertir el dinero en lo que a uno le gusta.

Y cuando no hay cash, siempre existen los 12 meses sin intereses, ¿o no? :)

Saludos mi lic.

el "lic" rivera dijo...

Claudia: A mí siempre me han gustado los videojuegos desde chico, empezando con el Atari 2600 y hasta los sistemas más sofisticados y revolucionarios de hoy. Y créeme que hay toda una cultura del videojuego allá afuera (ya no se trata sólo de un pasatiempo para niños). Te sorprendería ver la cantidad de chavas y señoras que juegan en línea. Lo malo es que sale algo caro, pero escalar en piedra es todavía más caro y peligroso. Saludos.

Gatita: ¿Qué eran las cebollitas? eso sí no me suena... y tampoco la Green Marvel, ¿es lo que se pone uno para los moretones? jajaja. Un saludo al mafiosito de la casa y un beso para ti gatita. El juego de piedra, papel, tijeras sigue siendo bueno para tomar decisiones en el trabajo.

Claus: Uy, el Pac-Man. Yo lo jugaba en la Farmacia cerca de la casa. ¿Te acuerdas que llegó a salir un reloj de pulsera que tenía ese juego incluido? estaba muy padre. No imaginé que fueras clavada del Atari, tenía muchos juegos chistosos, pero los de hoy son muchísimo mejores. Ya te veremos bailándole en esas arcadias donde tienes que pisar los focos del piso. Saludos.

Lola: No te preocupes, nadie por aquí sabe mucho de juegos, por lo que trataré de ponerlos al corriente sobre este tema y otros igualmente interesantes y poco conocidos. Así contribuyo a ampliar su conocimiento sobre "las cosas que a nadie le interesan". Que tengas bonita semana.

yaoteka dijo...

Ok, yo también me incluyo entre los que tienen más de 30 y les laten los videojuegos, jeje.

Pero todo inició con ese Atari 2600 que un día nos llevaron a la casa, jeje.