domingo, 25 de noviembre de 2007

El origen del mal

El viernes fui a ver Hannibal Rising, película que salió hace tanto en EU que pensé que no llegaría a los cines de aquí. Bueno, para quienes no saben, este es el primer episodio en la vida del doctor Hannibal Lecter, el famoso criminal (y canibal) del Silencio de los Inocentes. La película me pareció interesante, a veces un poco aburrida y luego un tanto fantasiosa, pero en general cumple su propósito de explicar y justificar el orígen del mal. Quizá hizo falta un poco más de velocidad en la narrativa (culpa del director), o quizá un final mucho más estremecedor (culpa del escritor), pero no puedo darle más que un 7 de calificación. Lo que sí puedo hacer, es reconocer el talento de quien interpreta a Hannibal, pues realmente parece estar loco. De hecho, me habría encantado que él interpretara a Guasón en la siguiente película de Batman, ya que tiene su misma fisonomía y ya demostró que puede portarse como todo un maniático asesino (hasta sonríe igual que el buen Guasón).

Es posible que quienes ya vieron las anteriores películas disfruten más esta precuela, pero no hace falta saber mucho de Hannibal para entender su comienzo y descenso (aunque Rising es más bien el ascenso del mal). Lo que me pareció raro es que Lecter no estudió psiquiatría sino medicina general, así que no hay forma de saber cómo es que se mete en la mente de la gente para analizarla y manipularla. Por cierto, me pareció buen detalle que usaran un fragmento de armadura samurai como referencia del bozal que usaría en las siguientes películas, pero se me hizo ridículo que le dispararan justo donde traía una espada escondida. Esa sí fue una super jalada, ¿o acaso el diablo cuida de Hannibal para ver qué más hace y a quién se lo hace? Algunas personas se salieron a media película, pero no creo que sea para tanto. Es más, cuando la pasen en Movie City, con gusto la volveré a ver. Pero antes no, nos vemos.

1 comentario:

claudia dijo...

Como siempre excelente comentario, ahora nada más falta ir a verla.
¿verdad?

Siempre
Claudia Sofia