lunes, 20 de noviembre de 2006

Los cinco minutos del final

Smith tomó el arma y sacó todas las balas, todas menos una que mostró primero a Alférez y luego metió de vuelta en la cámara, haciéndola girar como carrousel.
- ¿Sabe qué me gusta de este modelo? que puede jugar ruleta rusa con él. Eso es algo que no puede hacer con una automática. Son tan aburridas. - Sonrió confiado y avanzó unos pasos, señalándo con el cañón al hombre en el piso.
- ¿Le gusta jugar, Alférez? - preguntó sin quitarle la vista de encima - A mí me parece que usted es todo un apostador. ¿Por qué no me dice cuántas veces puedo jalar del gatillo antes de volarle la cabeza?
- ¿Por qué no te vas mejor al infierno? - respondió entre dientes el capitán.
- Creo que no me está poniendo atención. Su vida está a punto de acabar y a usted parece no importarle. Cualquier otro en su lugar haría lo que fuera por un minuto más de vida ¿sabe?
- Victor, el niño que mataste... era inocente. La bala en su hermana venía de otra pistola, maldito imbécil.
- ¡Por favor! ¿Qué importa ya eso? ¿Cree que me quita el sueño hacer mi trabajo? Victor era un criminal en potencia, pude verlo en sus ojos. ¿Qué importa que tuviera apenas 6 años?
- ¿Y te haces llamar policía? - En un segundo, Alférez brincó sobre Smith y la pelea inició otra vez.

----------------------
No, esta no es parte de una novela de Corín Tellado, es la escena final de algo que empecé hace tiempo y nunca acabé. Quizá algún día lo haga. Mientras eso pasa, nos seguimos posteando.

2 comentarios:

gatita dijo...

Oye porque tan drásticos????.... empezamos la semana con una ruleta pa ver quien vive????.... tu escribiste eso????.....
Te dejo saludos y un abrazo... ok?

el "lic" rivera dijo...

Gatita: Y eso no es nada, deberías ver lo que sigue y lo que hay detrás. Pienso que hace falta pintar el cuadro entero para que se aprecie en su totalidad y entiendas mejor lo que está pasando, así podrías odiar más al villano y disfrutar más el dramatismo del final. ¿No te digo que soy escritor de fin de semana? Ay, qué frío hace... pero igual te mando besos.