martes, 17 de marzo de 2009

Stuntman Mike, ¡Soy tu ídolo!

Hoy vengo a platicarles sobre una de las películas más tontas y extrañas que he visto en los últimos años: Death Proof. Y si no les suena el nombrecito es porque no fue muy comercial, a pesar de que pintaba para ser un experimento interesante de colaboración entre Robert Rodríguez (El Mariachi) y Quentin Tarantino (Pulp Fiction). La idea era que los dos directores homenajearan al cine de matiné de los años setenta, imitando incluso la mala edición que lo caracterizaba, con cortes repentinos entre escenas y un audio bastante patético. Bueno, pues Death Proof parece estar ubicada en los años 70s, al menos hasta que una chava saca el cel y se pone a mandar mensajes de texto (jajaja), y su principal problema es que no pasa nada durante los primeros 30 minutos. Quienes conocen a Tarantino saben que puede convertir una plática de cantina en una escena memorable (digna de un Oscar), pero esta vez no fue así, por lo que el espectador tiene que chutarse media hora de alcoholes y diálogo sin sentido para luego brincar de su asiento con una escena de lo más gore-hardcore (super sangrienta, pues). Pero, a pesar de toda la melcocha, el resultado es ridículamente chistoso, como todo lo que pasa hasta que aparece el letrero de FIN.

Y sin embargo aquí estoy, haciéndole una reseña a una película que no se merece ni el 6 de calificación, e incluso puse la foto de Stuntman Mike en mi Mazinger, pero supongo que cuando algo es tan absurdo y extraño como Death Proof, lo mínimo que se merece es un poco de reconocimiento. Así que ya saben: primera media hora aburrida + escena gore-hardcore chistosa + bola de tonterías hasta que se acaba = experimento que merece mención honorífica en los premios a la película más pacheca del año. Bueno, como sea, Kurt Russell quedó perfecto en el papel de Stuntman Mike, quien se porta muy rudo hasta que le dan un balazo (que apenas le rozó el brazo) y entonces se pone bien chillón a hacer de fachas, jajaja. Esos son hombres y no jaladas. Y como sé que tal vez jamás vean la peliculita, les dejo un pedazo para que se las curen junto conmigo. Síganse divirtiendo, nos vemos.

1 comentario:

Zegim dijo...

Esa escena, es tan gratuitamente gráfica que sí, pasa a ser graciosa.

De hecho vi por primera vez esa escena en cracked.com en, no recuerdo "The most ridiculous murder plots" o "The most hillariously violent scenes".

Debo verla completa un día de estos.