jueves, 16 de octubre de 2008

¡Por fin fuera!

Me cae que está bien pesado dormir en un hospital. Y no me refiero a tratar de acomodarse en el piso o donde sea, eso es lo de menos, más bien a que todo el tiempo están entrando y saliendo las enfermeras, prendiendo luces y haciendo un chorro de ruido, sin contar las serenatas de los enfermos de junto, porque meten tres por cuarto. Y no es por hacer menos la labor de estas señoras, pero se confían de que siempre hay un pariente al lado del enfermo para que lo cuide y le ayude a comer, a tomar pastillas y llevarlo al baño ¿No se supone que esa también es tarea de ellas? Porque había pacientes sin familiares que pasaban las de Caín para tratar de levantarse y eso se me hace una ingratitud. Hubo una mujer que mojó la cama por falta de asistencia, y en vez de molestarse porque que la ignoraron, estaba preocupada de que no se fueran a enojar con ella, pobre.

Pero bueno, lo importante es que mi mamá ya salió del hospital (eehhhhh!!!). Se acabaron las horas de visita, las cenas en el área de urgencias, las noches sin dormir y las enfermeras respondonas (ah, porque como son sangronas algunas... parece que odian su trabajo o algo). Ayer ya durmió en casa y eso, como sea, le sirve para estar más tranquila y mejor atendida. Lástima que ésta es apenas la primera de tres operaciones que se tiene que hacer, pero ya vamos de gane. Sólo espero que la próxima sea después de Navidad, siquiera para poder recuperarme de tanta acción y que pase un poco el frío. ^_^

9 comentarios:

Yaoteka dijo...

Que bueno que al fin salió su mami, mi lic.

De verdad que puede ser bastante deprimente pasar la noche en un hospital. Por mejor atendido que estuviera uno, no hay como la sensación de estar en casita.

Vientos.


Un saludote y gracias por no olvidar a los cuates.


:)

Quuiiquuee dijo...

Yo viví lo que ud comenta cuando me internaron, es imposible dormmir, hasta a mi me dijeron que tenía depresión, porque me la pasaba durmiendo todo el tiempo, pero en realidad es que como entraban y salian, y te decían tomate tus medicinas y la temperatura y que si ya cagaste y no se cuantas 100 mil preguntas más hacen, es imposible poder dormir. Lo bueno es que ya van de gane.

Lorena Ceballos dijo...

Y dímelo a mi, es imposible a veces las enfermeras son unas groseras, lo que me da gracia, es que luego llega el médico y no quiere molestar por que ve al paciente dormido, pero pues la enfermera ya le dió su sangoloteada al pobre paciente.

Pero bueno, hay de todo en esta viña del señor.

Que bueno que tu mami se recupera, mandale buena vobra de mi parte y deseale una pronta recuperación.

Yle dijo...

=)
masajes para la espalda molida de dormir ensillado.

Mireya dijo...

Lic que bueno que su mamá ya está en casa. Y respecto a las demás operaciones, tómalo por el lado amable. Mientras ella siga dando lata las incomodidades y las enfermeras gruñonas son parte del chou.

Un abrazo Lic.

Pato dijo...

Entiendo eso ,yo dormía en el piso y con un tremendo frío .

Ahora a consentirla y mimarla mucho !
Un abrazo !

Zyanya dijo...

Me da mucho gusto saber que tu mami ya está en casita, espero que todo salga súper bien!

Yo odio los hospitales, he tenido que vivir ahí por largos períodos con mi madre y mi abuela, pero bueno, esa es otra historia, jaja.

Un abrazote!

ADN, eL MoRb0sO dijo...

Vaya!!! Que excelente nociticia mi Lic.

Y de aquí pa'l real Todo OK!!!

Un mega abrazo y esperaremos más posts del afamado Lic. Rivera...


Sigue aplaudiendo... clap, clap..

Snatcher dijo...

chiiiales, esas cosas ve a contárselas a tus tías o a alguien parecido