martes, 5 de agosto de 2008

El final de otro ciclo


Muy pocas noticias me quitan el sueño y menos me provocan dolor de cabeza, pero hace unos días falleció la mamá de Karla, mi compañera de cuarto desde marzo de 2007, y por eso decidió regresar a casa (el lugar donde creció y que ahora ya le pertenece). Ya desde antes sabía que esto iba a pasar, pero cuando me confirmó la sospecha, me puse, como dicen: malito de los nervios. :/

Es curiosa la relación que tengo con Karla. A veces pienso que somos como esos hermanos que no se hablan mucho, pero que siempre están pendientes uno del otro, apoyándose mutuamente. Y aunque era obvio que esto no duraría siempre, me habría gustado compartir el espacio con ella por más tiempo; dos o tres años más, de ser posible. Y con todo y que nunca fuimos precisamente amigos, la voy a extrañar mucho. Ya la extraño desde ahorita... y eso que falta un mes para que se vaya. :p

Como ven, la vida está llena de sorpresas. Unas cosas terminan y otras comienzan. Las que se van dejan huecos y las que vienen provocan nerviosismo. La manera optimista de enfrentar el cambio es pensar que todo pasa por algo y que "no por ser diferente será malo", pero a veces me gustaría poder congelar la vida justo cuando está en su mejor momento y quedarme a vivir ahí para siempre. Seguro me perdería de muchas cosas buenas que vendrían a causa del cambio, pero al menos no tendría que estarme traumando y angustiando. Si acostumbrara ir al loquero, hoy sí habría desquitado el precio. -_-

PD. Si quieren saber cómo empezó todo, píquenle aquí.

10 comentarios:

Yaoteka dijo...

Es verdad, a veces uno quisiera quedarse estancado en un momento de la vida, pero hay que seguir, ni modo.
:p


Lo nuevo provoca incertidumbre, y eso muy pocos lo disfrutan, así que es comprensible que ande "malito de los nervios" mi lic.


Ánimo y buena vibra desde acá.


Así que a renovarse!!!

hortografika dijo...

Entiendo como te haz de sentir, ánimo!!!... algo bueno está por venir... y seguro te hará muy bien en un futuro que a tu mente lleguen esos hermosos momentos ya vividos con tu amiga, Saludos Lic. Abrazos virtuales!!!

Kal dijo...

yo por eso sigo viviendo con mi jefes jeje

angelerido dijo...

me quitaste mi lema jajaja...
en efecto "as cosas pasan como tiene que ser" y ya, las cosas no duran toda la vida, desgraciadamente algunas veces...
peor bueno ni que decir es doloroso perder a alguien, pero asi es la grandiosa y dolorosa vida...
saludos lic...
y ya se le extrañaba en el blog xD
es de mis pocos lectores no me avandone jajaja...
al menos no tan rapidoo xD ;)
sl ps me retiro...
cuidese

pirrimplina dijo...

Animo mi lic. nuevas experiencias le aguardan y estoy segura que serán buenas.

Saluditos...

* L i L Y * dijo...

ooh sí las etapas nuevas están constantes, pero verás que se vienen buenos tiempos para ti :D saludos lic

Tina Marie dijo...

Para bien o para mal, nada dura para siempre. Y sí, a veces, a pesar de estar concientes de que algo terminará irremediablemente, como dices tú, uno dice que ojalá y hubiera durado un poco más... Por el motivo que fuera...

Me disculpo por no haberme presentado por aquí pero he estado tan ocupada los últimos meses que, o meto post o pago la cortesía a mis amigos... =(

Hoy preferí hacer esto último... =)

Saluditos.



-

MiReYa dijo...

Yo también vivía con una amiga hace tiempo, nos llevábamos súper bien. Hasta que por trabajo me movieron de ciudad, y cuando regresé, ella se fue a vivir a Pachuca. La verdad todavía extraño la rutina tan padre que teníamos, nunca hubo pleitos y sí mucha camaradería.
Ojalá que tu nueva (o) compañera (o) sea alguien con quien te lleves muy bien.

Srta. Maquiavélica dijo...

saludos a tu amiga¡¡¡¡¡¡¡¡besos a ti

lezcrabpk dijo...

jajajajaj u_u me encanto lo de desquitar el precio con el loquero.
Creo que todos en una buena parte de nuestra vida necesitamos de un loquero que nos ayude si no a salir un poquito del problema a estar mas tranquilos...todo cambio es bueno dicen en realidad el hecho de que sea cambio habla por si solo...aunque hay cambios malos que tenemos que enfrentar para volver a cambiar.

Saludos.